Carta 13: Sobre protagonizar tu propia historia y rescatarte a ti misma…

rendered

“Mantente tan ocupada escribiendo tu propia historia que un día, casi sin pensarlo, descubras que estás viviendo tu propio cuento de hadas con su final feliz.”

Querida Elena,

Desde niñas, nuestros padres, los libros, la televisión y las películas nos cuentan cuentos de hadas. Durante generaciones, las princesas esperando a ser rescatadas por su príncipe valiente se han convertido en nuestros personajes favoritos de infancia. Aunque esto apenas empieza a cambiar, ojalá al momento de que leas estas cartas esto sea cosa del pasado. No tengo nada en contra de los cuentos de hadas, al contrario, ojalá nunca dejes de creer en ellos, porque te prometo que sí existen, (los príncipes azules también) pero ojalá descubras más temprano que tarde, que sólo tú puedes rescatarte a ti misma, y que tu historia o cuento de hadas, sólo puedes y debes escribirlo tú.

Todos tenemos una historia que contar. Tu vida es tu historia y el guion que escribas es completamente tu responsabilidad. Tu historia merece ser contada y vivida al máximo. No permitas que nadie más la escriba, la viva y la cuente por ti.

Lo bueno de ser creadora de tu propia historia es que puedes hacerle los cambios que consideres necesarios cuantas veces lo creas necesario. Siempre estás a tiempo de cambiar tu narrativa. Dale los giros que tú quieras. Edita y omite según te apetezca. Corta las escenas que ya no desees en tu vida. Reinventa tu personaje una y otra vez hasta que te sientas cómoda con él. Decide qué personajes se quedan para ser parte de tu historia y cuáles se van, pero sobre todo siempre sé tú la protagonista; mereces serlo. Que no le falte acción, un toque de comedia, el drama justo, una buena historia de amor (o varias), batallas épicas, victorias y hasta algunas derrotas.

Si no te gusta el rumbo que está llevando tu historia o el final que pareciera ya estar escrito, siempre estás a tiempo de cambiarlo. Cada día es una oportunidad de escribir un nuevo capítulo. Si no estás satisfecha con la narrativa, rompe la página en la que llevas demasiado tiempo sin avanzar, pasa la página a una en blanco y empieza de nuevo. Vuelve a empezar las veces que sea necesario.

Deja de vivir a través de las historias de otros. Sé tú tu propia heroína. Si esperas a que alguien más venga a rescatarte pudieras pasar una vida entera esperando, y esta hija ya te he dicho, no es manera de vivir. Todos estamos ocupados intentado salvarnos. Nadie puede rescatarte hasta que tú decidas hacerlo por ti misma, y si algo puedes tener por seguro es que mereces ser salvada. Recuerda que siempre has tenido la fuerza en ti para rescatarte de cualquier cosa, cuando no lo parezca; es sólo que lo has olvidado. Estás destinada a ser la heroína de tu propio cuento de hadas.

Si quieres un mundo, una historia, algo, lo que sea; ve y tómalo, créalo para ti misma, no esperes a que nadie te lo regale. Si no eres feliz, cambia tus circunstancias, no te conviertas en víctima de ellas. Llegará el momento en el que tendrás que elegir si permaneces la víctima o te conviertes en la heroína de tu propio cuento. No esperes a un príncipe valiente en su caballo blanco para rescatarte, mejor ponte a desempolvar tu armadura, sí; esa que llevas todos los días bajo tu vestimenta, esa que has olvidado que llevas siempre contigo. Si llega el príncipe, esta más que bienvenido a apoyarte, animarte y acompañarte en tu camino, pero el trabajo tienes que hacerlo tú.

Recuerda, esta es tu vida, tu historia. Es tu responsabilidad salvarte, sanar y evolucionar; te lo debes a ti misma. Así como no puedes quedarte sentada esperando a que alguien más haga milagrosamente el trabajo por ti, tú tampoco puedes ir por la vida intentando salvar a otros. Esa es su responsabilidad. Puedes intentar amarlos, por que el amor tiene la enorme capacidad de sanar, pero hasta que estén listos y decidan salvarse a sí mismos no hay mucho más que tu puedas hacer por ellos. Salvarse es una decisión personal que requiere mucha valentía y llega sólo en el momento preciso en el que cada uno está listo para hacerlo.

Mantente tan ocupada escribiendo tu propia historia que un día sin mucho pensarlo, descubras que estás viviendo tu propio cuento de hadas con su final feliz.

Recuerda este es tu papel estelar, esta es tu historia; escribe y sobre todo vive una buena.

Te quiere,

Mamá.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s